Poisonblack "Drive"

Pocos podían llegar a imaginar que aquel proyecto de rock gótico encabezado por Ville Laihiala (Sentenced) y J-P. Leppäluoto (Charon)  llegaría con vida hasta nuestros días.Parecía que aquella banda que en 2003 lanzaba Escapexstacy, un álbum cargado de unas letras tan lascivas que rozaban lo irrisorio y que al poco tiempo de poner dicho disco en circulación perdían por el camino al carismático vocalista de voz profunda no iba a pasar de ser una mera cusiosidad. Sin embargo, en el año 2005 y para sorpresa de todos, Sentenced deciden poner punto y final a su carrera, quedando Laihila totalmente libre y reanimando Poisonblack, iniciando así el camino de lo que realmente son a día de hoy, encargándose él mismo de la tarea vocal y acompañado por una formación que casi se conserva intacta desde aquel Lust Stained Dispair del 2006. 

Drive es su 5º álbum de estudio, y nos presenta a una banda con ganas de mantenerse por sí misma y lejos de comparaciones con vidas "pasadas", aunque tal fin parece difícil de conseguir cuando se tiene una voz tan personal como es la de de Ville, transportándonos casi al instante a nuestro añorados Sentenced.

Abre el disco Piston Head, un corte de puro rock, directo y sin florituras con un gran estribillo marca de la casa, para dar paso a el primer single de Drive, Mercury Falling, donde las sombras del pasado acechan más cercanas que nunca. Los arpegios de una guitarra "limpia" sirven de guía en un gran medio tiempo de esos que se te pegan en lo más profundo del subconsciente y tarareas sin apenas darte cuenta. A good day for the Crows tiene un deje casi Sabbath, con un riff juguetón y la voz de Laihiala desgarrada aportando un aire desgarrado a uno de los temas más crudos del álbum. Maggot Song es un corte apoyado en la base de bajo/batería sólo roto por las guitarras para aportar fuerza en determinados puntos, algo que parece sencillo en un principio pero que apenas dá resultado si no se hace correctamente. Un tema corto y muy directo antes de continuar con From Now-Here to Nowhere, un corte de atmósfera oscura, una especie de blues sucio. Un tema extenso donde nos encontramos a los Poisonblack de cara más sosegada, todo lo contrario de lo que ocurre con Sycophant, donde la banda vuelve a recargarnos las pilas con un ritmo machacón. Cabe destacar que a estas alturas del álbum nos damos cuenta de que Drive está compuesto para enganchar al oyente, ya que cualquiera de los 10 temas nuevos que nos ofrece pudiera sonar perfectamente en directo sin aburrirnos, son 10 himnos de los que harán que muevas el cuerpo sin poder hacer nada por evitarlo. Sycophant es uno de los temas con más gancho del álbum, con una genial y sencilla doblada final de guitarras que nos dibuja una sonrisa en la cara. Que los fineses tienen un gusto especial para colar la melancolía en sus composiciones no es secreto para nadie y si alguien no sabe de lo que estoy hablando le recomiendo encarcidamente la escucha de The Dead-End Stream, una canción con un gran estribillo acompañado en su parte final por un coro femenino que le da profundidad y del que podemos destacar también un gran solo más propio de los clasicos del rock setentero que de una composición como esta.  Nuevamente un tema extenso, Futile Man, un corte que bien hubieran podido firmar unos Swallow the Sun más comerciales, con muchos trazos donde el verdadero protagonista es Antti Remes con  su linea de bajo hipnótica y donde los teclados de Marco Sneck crean una atmósfera brutal para rematar con un gran solo bluessy donde los haya.  Cierran el disco Scars, otro trago de melancolía destilada en forma de canción con un Ville que transmite como pocas veces con su rasgada voz y que nuevamente nos devuelve a tiempos pasados con sólo de teclado incluído, y Driftwood, tema que sigue la línea rockera del álbum con todos los elementos característicos de la banda, mucho protagonismo de la base rítmica, arpegios de guitarra para conducir a un gran estribillo y melodías pegadizas. En conclusión, los 45 minutos de duración de Drive nos devuelven a los mejores Poisonblack que en vez de experimentar con tonos altísimos e inalcanzables para alejarse de las comparaciones (como ocurrió en A Dead Heavy Day) juegan con una faceta más rock y directa que hará las delicias de los seguidores del género.
01. Piston Head
02. Mercury Falling
03. A Good Day For The Crows
04. Maggot Song
05. From Now-Here to Nowhere
06. Sycophant
07. The Dead-End Stream
08. Futile Man
09. Scars
10. Driftwood
Poisonblack "Drive" Poisonblack "Drive" Reviewed by ABdMetal on 16:56 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.