Jose Carballido Réquiem, Auditorio Gustavo Freire (29 oct. 2011)


Lo primero que debemos hacer para asistir y disfrutar del espectáculo de Réquiem es abrir nuestra mente: lo que te vas a encontrar sobre el escenario no es un concierto de metal al uso, es más bien una obra de teatro musicada. Es por ello por lo que los músicos más bien pareciesen actores representando una fúnebre función.
La obra de Jose Carballido nos lleva a través de un viaje entre la vida y la muerte, el luto y la pérdida, con un sorprendente desenlace. Pero vayamos por partes. 

Estamos en la capital lucense y el escenario elegido para tal acto es el Auditorio Gustavo Freire, y no se nos ocurre mejor ambiente para presentar Réquiem. Al entrar ya percibes que lo que te espera es algo totalmente diferente… Unos programas con el reparto de actores e información sobre la obra nos esperan en la entrada, igual que en cualquier otra función teatral.
Lo que llamó nuestra atención al tomar asiento fue la decoración del escenario, realmente parecía que te hallases en un camposanto, siniestro y bello a la vez. Las velas iluminaban dos lápidas  y la niebla le daba al auditorio un aspecto de lo más tétrico. 


Los músicos ocupan sus posiciones y tras una breve narración, la Obertura comienza a sonar haciendo acto de presencia al tiempo Jose Carballido, autor de la obra quien además se encarga de la tarea vocal a modo de protagonista, y de la guitarra. Rosa Martínez, que interpreta a la difunta protagonista, aparece sentada en una silla leyendo, mientras la obra nos narra cómo es arrastrada al mundo de los muertos por los actores, Omar y Zeus Díaz Abelaira, interpretando a dos lacayos de la Guadaña, durante la interpretación del tema Noche de la Muerte
Acompañando a Carballido a la guitarra nos encontramos a Daniel Añón, ocupándose de adornar con incontables detalles los temas. El bajo de Lalo Carnota se encarga de destacar aún más si cabe el lado progresivo de la banda, aportando muchas pinceladas de jazz.

Realizar las composiciones de tantos instrumentos con melodías tan diferenciadas entre sí no debe resultar tarea fácil, al tiempo que nos sorprende la compenetración de los músicos en escena pese a llevar líneas tan diferentes. Destaca placenteramente sobre los demás instrumentos la flauta de Zahily Docal, con melodías que nos mecen en un confortable letargo. Está claro que los músicos que componen la obra no son precisamente principiantes, cada instrumento desprende talento y goza de su momento de brillantez a lo largo de la representación.




Mención aparte merece la tarea coral. Un coro compuesto de sopranos, tenores, bajos y contraltos que nos puede recordar en determinados momentos a bandas como Therion, y que juega intercalando el idioma alemán y el español haciendo así las voces del Creador y la Muerte.
Desde el momento en que la protagonista fallece, la obra adquiere un tono cada vez más deprimente, a través de pasajes que se van tornando más opresivos conforme avanza. Los temas nos van narrando la historia del protagonista que va perdiendo la fe en la vida llegando a abrazar la locura. Una voz en off, al igual que una pantalla que ocupaba el fondo del escenario, nos ayudan a ir siguiendo el hilo de tan desafortunada vivencia.

Jose Carballido va desgranando en cada tema los funestos sentimientos de su personaje, con una voz más próxima al canto coral que a un cantante metal, lo cual le otorga una atmósfera lineal, pero que le da a Réquiem ese aire tan característico. Las diferentes melodías que arrancan los instrumentos nos transportan también a los asistentes a una hilarante locura.
Las fugaces apariciones de los actores sobe el escenario nos van conduciendo hasta el desenlace de la función, que tras un inesperado giro se torna más alegre, pidiendo incluso la participación del público. Así concluye Réquiem dejándonos un mensaje a modo de moraleja: disfruta cada momento!

El proyecto de Jose Carballido es muy ambicioso pero podemos asegurar que su  arriesgada apuesta obtuvo sus frutos en la ciudad amurallada, dejando a los asistentes con la sensación de haber presenciado un espectáculo cuanto menos singular y original. Deseamos mucha suerte a Réquiem, esperando verlo en más ciudades de nuestra geografía!
Jose Carballido Réquiem, Auditorio Gustavo Freire (29 oct. 2011) Jose Carballido Réquiem, Auditorio Gustavo Freire (29 oct. 2011) Reviewed by ABdMetal on 15:27 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.