Match Grip: Carcass, Ken Owen


Bienvenidos a la segunda temporada de mi sección Match Grip, antes de nada quiero agradecer a todos mis compañeros lo fácil que ha sido trabajar con vosotros y en especial a Ana y Dani que tan bien nos acogieron a los nuevos miembros del staff de A Bola de Metal.

Empezar un nuevo proyecto siempre es algo emocionante, y si estamos hablando, como es el caso, de una segunda parte, podemos pensar en que podría ser algo decepcionante como “El Exorcista II”, o bien algo, por lo menos tan bueno como lo fue su antecesora, como “EL Padrino II” ... espero que esta segunda parte de “Match Grip” se encuentre entre este último grupo jajaja para ello hay que trabajar mucho y sobre todo escuchar mucha música!!!
Asique siguiendo la línea de la temporada pasada, no podía olvidarme en esta sección de un batería que es todo un ejemplo de superación y admiración, Ken Owen.

Nacido en Billinge (Inglaterra) en 1970, Owen comenzó a tocar la batería con apenas 15 años, casi al mismo tiempo en que entró a formar parte de la banda Carcass (por aquel entonces aún conocida como Disattack).

La jovencísima banda (ya como Carcass) graba su primera Demo Flesh Ripping Sonic Torment en 1987, con un sonido sucio y de auténtico caos (como no podía ser de otra forma al grabar con un 4 pistas), con temas que van desde los 10 segundos y los 3 minutos como máximo, cuesta imaginarse lo que sentiría la gente de finales de los 80 al escuchar esa música por primera vez.

Al año siguiente, dan forma a su primer disco Reek of Putrefaction, en el que encontramos puro y primitivo Grind muy al estilo Napalm Death (de hecho ambas bandas compartían local de ensayo e incluso algún músico, el guitarrista Bill Steer, conjugó su participación en las dos bandas en esos años antes de decantarse por Carcass definitivamente).

La portada del álbum causó gran controversia en el circulo undergrund, gracias a ello su nombre empezó a sonar con fuerza, y dió origen a lo que luego se denominaría Gore-Grind. En ella se puede ver un collage hecho de fotografiás sacadas de libros de medicina que la propia banda compró en Liverpool, en las que se pueden ver cuerpos humanos mutilados o con terribles malformaciones y lesiones.
El disco en sí, no presenta gran diferencia con la primera Demo, tal vez un sonido menos distorsionado y un poco más “claro”, pero la directriz a seguir es la misma, Grind brutal sin pausa ni concesión alguna a la melodía. Owen opta por ritmos de bombo y caja apoyados por semicorcheas en los platos y por el Bast Beat “tradicional” con un sólo pie, con algunas excepciones, pero casi no encontramos uso de doble bombo o timbales a lo largo de este primer trabajo.

A finales de 1989 editan Symphonies of Sickness, producido por el gran Collin Richardson que como siempre dejará su impronta en este trabajo absolutamente arrollador. La banda opta por la misma estética que en su debut, pero sólo en cuanto a estética, porque en el apartado musical la evolución es enorme, seguirá siendo grind, pero la dinámica, las estructuras y los tempos se vuelven más complejos y trabajados, incluso encontramos algún solo y alguna melodía de guitarra.
Ken Owen seguirá optando por el Blast Beat tradicional, pero se mostrará mucho más creativo incorporando patrones de doble bombo, arreglos de timbales y utilizando medidas a negras en los platos, lo que dará a canciones como “Embryonic Necropsy and Devourment” o “Crepitating Bowel Erosion “ mucha más profundidad y sensación de poder.

En 1990 el guitarrista sueco Michael Amott procedente de la banda Carnage, se unirá a Carcass, lo que supondrá un giro definitivo para el sonido de la banda. Ya como cuarteto, graban en 1991 Necroticism - Descanting the Insalubrious, en el que se pueden apreciar los cambios incluso antes de escuchar la música, ya que dejan definitivamente de lado la estética gore, para adoptar una imagen más madura. Desde el primer corte, “Inpropagation”, queda claro que los solos, melodías y guitarras dobladas pasarán a tomar mayor protagonismo en la música de la banda. Owen no se quedará atrás aplicando a sus partes de bombo valores de tresillos y seisillos.
En general, pierden velocidad, pero ganan en composición, complejidad, contundencia y melodía. Carcass no dejan de crecer y evolucionar, escucha “ Symposium of Sickness “ o “Lavaging Expectorate of Lysergide Composition” y verás a qué me refiero.
Al igual que Symphonies of Sickness supuso una clara continuación sobre Reek of Putrefaction, con Heartwork (1993) se adentran por completo en el Death Metal melódico y con algún guiño al progresivo que tan de moda se pondría años después, siendo así una de las bandas pioneras en explorar  ese terreno (como en su día hicieron con el Grind). El disco es una pieza clásica y básica para cualquiera que disfrute de la música extrema hecha con clase  y calidad.
La escultura de H.R. Giger que se utilizo para la portada del Álbum no podía haber sido más acertada para “ilustrar” la gran obra de arte en forma de música que encontraremos en “Heartwork”, “Carnal Forge”, “No Love Lost”, “Blind Bleeding the Blind”, “Doctrinal Expletives” o “Death Certificate”, sería muy difícil destacar un tema sobre otro porque todos son espectaculares.
Ken Owen va a por todas, desde vertiginosas ráfagas de Blast Beats a pesados ritmos que le añaden a la canción el dinamismo perfecto entre potencia y creatividad.



Michael Amott deja Carcass ese mismo año por “diferencias musicales” y monta su propia banda Spiritual Beggars, es sustituído para la gira por Mike Hickey, y éste a su vez por Carlo Reagadas, que junto a Steer, Walker y el propio Owen darán forma al que hasta ahora es el último trabajo discográfico de la banda Swansong (1996).





En los últimos 10 años, Carcass han pasado de tener una paleta con tres o cuatro colores, a disponer de todo un arsenal de tonos dentro de un mismo color, su evolución es innegable y su visión para adelantarse a lo que vendrá también.
Swansong supone otro giro a su “estilo”, mucha gente, en su afán de etiquetarlo todo, lo denominaron Death 'n' Roll o Groove Metal, sea como fuere, una vez más, consiguen sacarse un disco insuperable cuando parecía que habían tocado techo. La banda se muestra sin ningún tipo de complejos, abandona por completo los Blast Beats y los ritmos mas acelerados y se lanzan en la búsqueda de temas melódicos, duros y con una personalidad arrolladora, “Keep on Rotting in the Free World”, “Tomorrow Belongs to Nobody”, “Black Star”, “Childs Play” o “Polarized” te hipnotizarán y se quedarán en tu cabeza para siempre hasta volverte loco, para mí, a nivel personal, su mejor trabajo, INCREIBLE!!!!!



Jeff Walker y Ken Owen abandonaron Carcass en 1997 para formar un nuevo proyecto llamado Blackstar, junto a su también compañero Carlo Reagadas y gente de Cathedral. Como “Blackstar” editan su único disco titulado “Barbed Wire Soul” ese mismo año.



En 1998, Ken Owen sufre una hemorragia cerebral y permanece en coma durante 9 meses. Los daños sufridos a partir de esta gravísima lesión le afectan a la memoria, el habla, la motricidad y la coordinación, lo que repercute negativamente en su posibilidad de volver a tocar la batería.

Carcass se separan ese mismo año.

A pesar de todo, Owen continúa vinculado a la música de la única manera que le es posible, centrándose en composición de música electrónica. Tras varios años de medicación y rehabilitación, y tras someterse a varias operaciones, Owen comienza a recuperar cierta movilidad y coordinación, lo que le anima a intentar tocar la batería de nuevo.

Tras casi una década de rumores, en 2007, Carcass se reúnen y aparecen en algunos de los más importantes festivales. Ante la imposibilidad de Owen de tocar la batería, Daniel Erlandsson (compañero de Michael Amott en Arch Enemy) ocupa el puesto.


Cuando les preguntan por un nuevo trabajo de estudio siempre han respondido que es posible, pero está por ver si es con la formación actual (con Amott y Erlandsson), o con otros músicos.

Pase lo que pase, no cabe duda que la influencia Ken Owen estará presente... probablemente nunca pueda llegar al alto nivel que tenía antes de su problema de salud, pero el saber que nunca ha perdido las ganas y que incluso hemos podido verle acompañando a sus compañeros y haciendo un solo, nos enseña a todos que nunca debemos dejar de luchar, aunque las dificultades sean prácticamente insuperables. Todo un ejemplo a seguir.

Match Grip: Carcass, Ken Owen Match Grip: Carcass, Ken Owen Reviewed by ABdMetal on 18:04 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.