Costa de Fuego (Benicàssim, 20 & 21 julio 2012)

Vivimos en un país en el que los festivales de música no viven lo suficiente como para llegar a comprender el significado de la palabra longevidad. Es cierto que algunos nombres que todos conocemos parecieran llevar ahí toda la vida, como si hubieran nacido incluso antes que la propia humanidad, pero arrancar un nuevo proyecto y que este consiga mantenerse en el tiempo parece estar al alcance de muy pocos. En la mente de algún@ seguro que están festivales como Kobetasonik, Metalway (y sus innumerables mutaciones…), Alternavigo, etc, que no llegaron más allá de su segunda o tercera edición. Este año aparecía como por arte de magia el Costa de Fuego, que de buenas a primera plantó en su cartel a bandas como Guns n’ Roses o Nightwish sin apenas despeinarse. Hasta 50 grupos prometían en tan sólo 2 días, y aquello sonaba a suicidio. Desde luego, el voto de confianza lo tenían más que merecido, ya que de entrada sabíamos que las instalaciones serían las del FIB, y sinceramente, dudábamos mucho que el mundo gafapasta se conformara con una instalaciones de tócame Roque año tras año…

Seguían apareciendo nombres y a nosotros se nos hacía la boca agua: Opeth, Katatonia, Amorphis, Satyricon… Repartidos hasta en 4 escenarios distintos, algo que parecía obvio, a no ser que los conciertos comenzaran a las 10 de la mañana, tocaran durante media hora, y la cosa se prolongara hasta bien entrada la madrugada! Pero los astros nos sonrieron y ninguna de las bandas por las que habíamos trazado “nuestro” festival se solapaban. Así que, una vez más, esto es nuestra vivencia en la primera edición de Costa de Fuego!

Así, de buenas a primeras y sin entrar a valorar ninguna actuación podemos adelantar una cosa, el calor se hacía insufrible! Como norteños acostumbrados a otro clima pensábamos que aquello podía ser cosa nuestra, que quizá se nos podía tildar de quejicas, pero cuando los propios levantinos sudaban la gota gorda, es que aquello tomaba una forma más que seria… Seguramente por eso, las primeras actuaciones del viernes no gozaron del público del que lo hicieron las más tardías.
Hidratarse resultaba bastante fácil, ya que el recinto contaba con innumerables barras en las que poder canjear el omnipresente ticket festivalero por tu refresco, birra o lo que te viniera en gana. Los precios? Ya nos han atracado con mayor seriedad en otros escenarios… Y hablando de escenarios, como ya os hemos contado, hasta 4 lugares diferentes teníamos para disfrutar de las actuaciones desde que se abrían las puertas del recinto, desde el escenario principal con sus enormes dimensiones hasta el… escenario? autobús de Redbull? bueno, aquella cosa que acogía a los pobres grupos que tenían que pasar por el aro si querían tocar en el festival presentándose como emergentes, y que alguna vez encerraba en su ridículo habitáculo más talento del que ocupaban los otros escenarios… en fin, ahora sí, al turrón!

WE ARE THE OCEAN

Los encargados de prender la mecha en el escenario principal fueron los londinenses We Are the Ocean, lo que enseguida hizo que nos asaltara la duda de si habíamos acudido a Benicàssim en la fecha acertada o por el contrario seguía celebrándose allí el FiB!

Los chicos le pusieron empeño y ganas, aunque hubo un par de factores que jugaron en su contra: la falta de público por culpa de la terrible temperatura del momento y lo poco acertada disposición que tenían en el cartel, ya que a continuación actuarían Amorphis y la mayoría de los presentes no estaban por la labor de bailar con su hard rock descafeinado. Dicho todo esto, admito que personalmente no pongo barreras a cualquier cosa que suene bien, y canciones como Runaway o Nothing Good si me llegaron a hacer tilín. Quizá en otro momento, en otra situación…




AMORPHIS

Los fineses eran uno de los combos más esperados del festival, a tenor de la cantidad de camisetas de la banda que se veían dentro del recinto. No se hicieron de rogar, y eso fue tónica general a lo largo de todo el evento, no hubo ni un minuto perdido en todo el fin de semana! Los primeros acordes de Silver Bride nos arrancaban una sonrisa de satisfacción que enseguida desapareció. Qué demonios era aquello? Cómo puede un grupo como Amorphis salir a escena con aquel sonido? La voz de Joutsen ni se asomaba por allí, apenas escuchábamos la guitarra de Esa y la batería de Jan… un auténtico desastre! Es más, casi escuchaba con mayor claridad a la pareja que tenía al lado que la música que provenía del escenario…  

Mermaid, The Smoke y You I need, todos clásicos de nueva factoría se sucedían sin pena ni gloria, ante la desesperación de fans que no daban crédito a lo que estaba ocurriendo, pese a que tema a tema el sonido iba mejorando, sin llegar a ser ninguna maravilla. Joutsen se desesperaba intentando animar al público, pero cómo demonios te pones a dar palmas cuando todo lo que escuchas es barullo? Anunciaron una vuelta atrás en el tiempo y nos regalaron Vulgar Necrolatry y un Into Hiding que en otras circunstancias hubieran puesto a los asistentes a botar como auténticos poseídos. A estas alturas del show el sonido ya era bastante decente, y Sky is Mine brilló como si nos hubieran regado jarras de cerveza congelada! My Kantele y House of Sleep cerraron una buena actuación empañada por lo ya citado, pero si ya has presenciado otras actuaciones de Amorphis, conoces todo lo que pudo ser y no llegó.

SATYRICON

Temblando estábamos bajo la perspectiva de que todas las bandas tuvieran el mismo sonido que Amorphis, pero en cuanto Satyr y compañía despegaban con Now, Diabolical, nuestros temores se desvanecieron. Los noruegos ofrecieron uno de los mejores conciertos del viernes, olvidándose casi por completo de su pasado más black metalero y centrándose en esta nueva etapa más accesible de riffs obsesivos y headbanging por doquier.

La formación que se gastan en directo es más que devastadora, especialmente el dúo formado por Steinar Gundersen y Gildas Le Pape en las guitarras, aportando la dosis exacta de mala baba a cada corte. Pero sin duda el gran protagonista de esta historia es el estilizado y larguircuho vocalista, y es que el amigo Satyr debió de confundir el lugar en el que se hallaba con su Oslo natal (por el clima, supongo…) ya que llegó a dirigirse al público en noruego en un par de ocasiones.


Desde luego, un frontman más que distinto! También es verdad que con toda su poca simpatía llegó a conseguir que el público comiera literalmente de su mano, pero es que cuando te escudas en temas como The Wolfpack da igual si eres más soso que el agua de fregar.
Y si además regalas a nuestros oídos una maravilla como Mother North, con un Frost enorme en todos los sentidos, entonces ya hasta te perdonamos que la última parte del tema te la pases sentado en los monitores!


      

Para cerrar, y terminar de dejarnos las cervicales, unos aplastantes Fuel for Hatred y K.I.N.G, que tiraron el CDF literalmente abajo y que nos dejaron la escena de la tarde, un Satyr más que satisfecho observando el caos que sus composiciones habían creado despidiéndose con un sobrado “Somos Satyricon! buena suerte, Guns n’ Roses”. Lo dicho, el puto amo…

L’ENDEVÍ


Mientras en el escenario principal los fans de la vieja guardia disfrutaban de los dos pesos pesados del rock más clásico de nuestro país como son Barón Rojo y Obús y en el segundo escenario los asturianos Warcry descargaban para un buen puñado de gente, decidimos acercarnos a aquella ofensa visual que era el autobús de redbull donde los valencianos L’Endeví iban a provocar que el dolor de cuello que ya de por sí propiciaba el tener que mirar tan arriba para poder verlos aumentara con su potente descarga.


Ya de inicio Laments for Loners nos fue preparando para la que nos iba a caer encima, y es que si bien nos hemos aburrido de ver en distintas publicaciones que L’Endeví son una banda de metal gótico con chica al frente, no podemos estar en mayor desacuerdo.
Lo que practican L’Endeví es ese rock de corte americano de última generación, con riffs muy cortantes y una base rítmica que no te deja parar ni un segundo, todo esto para que el peso real de la melodía recaiga sobre la voz de Mamen, que oscila entre una Tairrie B en su mejor época y una Maria Brink de muy mal humor. No tuvieron mucho tiempo (ni espacio) para desplegar todo lo que podían dar de sí, pero dejaron un buen sabor de boca a los asistentes a su show con sus seis temas, casi todos de su segundo álbum, An Eternity, tema que por cierto también tocaron y que nos recordó al Zombie de The Cranberries en su parte inicial, aunque luego la canción en sí no tenga mucho que ver… Lo dicho, un buen concierto que merecía otro escenario!

PARADISE LOST


Estrenamos el segundo escenario con Paradise Lost, que tras la salida de su Tragic Idol no han hecho más que cosechar grandes críticas. Y tampoco es de extrañar, pues si todos los conciertos que están llevando a cabo son como el que presenciamos en Benicàssim, chapeau por ellos! Venían presentando disco, si, pero eso no significaba que se fueran a olvidar de regalarnos algún que otro clásico, aunque estos fueran de última hornada! Y esta formación otra cosa no tendrá, pero clásicos… podríamos llenar discografías enteras sólo con sus temas más famosos! 

Holmes y compañía llegaba en muy buena forma y su particular sentido del humor intacto. Tras un guiño a In Requiem con The Enemy, dejaron caer la primera novedad de la noche, Honesty in Death, muy bien recibida por el público, y es que si este último disco hubiera salido tras Icon a nadie le hubiera extrañado! Incluso Erased había perdido ese halo semi techno para sonar de manera demoledora, abriendo paso a la melancolía hecha canción que es Forever Failure.

Extraño ver la sonrisa de oreja a oreja que se gastaba el señor Mackintosh mientras Holmes nos arrastraba hacia su particular agujero. Casi sin darnos cuenta, una hora y nueve temas más tarde de su aparición en escena, tras un sonado “esta es nuestra última canción de hoy”, Say Just Words nos ponía a todos a botar y nos dejaba con la sensación de que 60 minutos no son lo mismo según quien pise el escenario. Que podían haber tocado más temas antiguos? Pues sí, pero… que tema quitas del setlist?





LACUNA COIL

Tarea complicada la de los italianos. Por un lado, debían enfrentarse a la sensación que habían dejado en el ambiente Paradise Lost , por otro, en el escenario principal hacían acto de presencia Gn’R! Y ese detalle no pasó desapercibido, de hecho la propia Cristina agradeció a los presentes el apoyo mostrado y el hecho de que nos hubiéramos quedado allí “pese a tener a Axl en el otro escenario”.

Está claro que Lacuna Coil se han olvidado completamente de todo lo que sucedió antes de Karmacode, salvando un par de excepciones, basan todo su setlist en esas canciones que los han llevado a donde están ahora, esas de regusto americano, de riffs gruesos y melodías pegadizas y facilonas. Nada que reprochar, ya que seamos sinceros, hasta que no dieron este vuelco a su sonido no consiguieron la fama que tienen a día de hoy! Opiniones para todos los gustos y colores, todas ellas muy respetables. Dark Adrenaline ocuparía casi toda su actuación, desde la inicial I Don’t Believe in Tomorrow, o Kill the Light, hasta las finales Give me Something More o su último single hasta la fecha, Trip the Darkness, que entró como una bala.

Gozaron de un buen sonido, cristalino pese a estar muy cargado de graves, bajo sampleado incluído, ya que se presentaron sin Marco Coti. Tengo que reconocer que la imagen de la banda me cambió por completo tras esta actuación, pues siempre se tiende a pensar que estas divas de la escena están demasiado preocupadas por estar con un look intachable (sin mirar a nadie…), pero hubo dos detalles que nos mostraron una señorita Scabbia bien distinta: el primero es que desde la primera canción hasta la última esta mujer no se preocupó ni lo más mínimo por estar mejor o peor peinada ni mejor o peor vestida, ya terminó con un look más típico de” acabo de llegar de la playa” que ninguna otra cosa.

Otro fue que al primer atisbo de coreo de su nombre lo cortó para pronunciar muy claramente el nombre de la banda. Volviendo a lo musical, sin duda Our Truth, en la que nos hizo hasta entonar un tema de Lady Gaga, fue el tema más coreado de la noche junto con la final Spellbound. Buen show que nos repuso las pilas tras un día agotador.



Tras esto nuestra intención era la de disfrutar de lo que quedaba del show de Guns n’ Roses, pero nada más llegar al escenario nos encontramos con que Axl no estaba y era el bajista Tommy Stinson quien se estaba ocupando de la parte vocal en un tema propio. Luego vino un solo de piano del señor Dizzy Reed de 5 ó 6 minutos de duración para enlazar con un lento Street of Dreams de su Chinesse Democracy. Para cuando quisieron remontar el vuelo con You Could be Mine nuestros ánimos se hallaban por los suelos, después de un viaje de casi 1200 kilómetros, el cansancio acumulado nos pudo y dejamos a los gunners , que hasta aquel momento habían arrasado en poder de convocatoria. Por lo que pudimos averiguar al día siguiente, fueron más de 3 horas de show, así que hubo tiempo para momentos gloriosos y otros no tanto…

NOCTEM

Lamentablemente nos perdíamos la mitad de la actuación de los valencianos Noctem en la segunda jornada del Costa de Fuego. Quisimos aprovechar el día para hacer turismo por la zona y finalmente la larga cola de coches que nos encontramos para acceder al recinto impidió que pudiésemos contemplar más que los dos últimos temas de su concierto, Under Seas of Silence y Religious Plagues. No me extraña en absoluto la gran acogida que tienen esta gente en medio mundo! Como os comento, sólo asistimos, de manera visual, a sus dos últimos cortes y la presencia y el buen hacer de Noctem sobre las tablas es perfectamente comparable al que pudieran tener unos cabezas de festival. Aún así parece que hay quien intenta endilgarles el cartel de postureo, pero después de ver como se defendían en el escenario ponemos la mano en el fuego a que tendremos Noctem para rato!!! O al menos eso es lo que nos gustaría, a nosotros y a todos los asistentes a su concierto!

ARCHITECTS

Los de Brighton pusieron el escenario patas arriba. De pronto empezaron a surgir hordas de jóvenes metaleros sedientos de su post-metalcore, de que alguien les prestara una excusa para liarse a correr en los circle pits y de organizar barullo, y esos sin duda eran Architects. Gozaron de un buen sonido, y supieron encandilar a los presentes con su puesta en escena, aunque sinceramente creo que este estilo se está cargando de clichés innecesarios, como ocurre con todo, y dentro de un par de años sólo quedaran los que sepan adaptarse y sobrevivir, pero sin lugar a dudas Architects se encontraran en ese puñado de supervivientes!


Tras abrir su show con una introductoria The Bitter End y una poderosa Alpha Omega, que además ha servido como single para su flamante Daybreaker, volvieron a su anterior trabajo con Day in Day out y Learn to Live, o incluso más atrás con Numbers Count for Nothing. Otros aprovechaban el festival para presentar sus nuevos trabajos, pero ellos prefirieron invertir su tiempo en agradar a los asistentes con los temas que todos esperaban oir. Energía a raudales que a más de un@ le supo a poco.





IN FLAMES


Uno nunca sabe muy bien que se va a encontrar en un concierto de In Flames, pues son capaces de dejarte con la boca abierta desde el primer acorde o de desesperarte mientras parecen inventarse el setlist sobre la marcha. En esta ocasión ocurrió lo más habitual en ellos, nos dejaron con la sensación de que el tiempo pasa volando cuando estás disfrutando!!! No se complicaron la vida con el set, aquello parecía una lista de todos sus singles, eso sí, desde Clayman en adelante.

Al contrario que esos fans más acérrimos que llevan por bandera la queja de “In Flames ya no son lo mismo” desde aquel Colony, nosotros no tenemos ningún reparo en ello, y por lo que parece, el gran número de asistentes a su show, tampoco. Empezaron tirando la casa por la ventana con Cloud Connected y Trigger, con lo que a partir de aquel momento no tenían Anders más que chasquear los dedos y CdF se ponía a dar botes, así de fácil. Es más, nuevamente pudimos ver la escena de “prestadme una cámara” con la que grabaron desde el escenario su coreadísimo Only for the Weak.



Todo esto con un broche de lujo en el que nos encontramos con Deliver Us, The Quiet Place y Take This Life, y ya nos podían recoger en una camilla! Un gran concierto que nos preparaba para…

NIGHTWISH

… los fineses Nightwish! Había muchas ganas de verlos, era algo que se respiraba en el ambiente, se palpaba , y sobre todo, se leía en las camisetas del público. Parece que (por fin!) la gente comienza a aceptar que Anette es la nueva vocalista de la banda y no hay vuelta de hoja, así que durante el tiempo que duró el cambio de escenario de una banda a otra no hubo las protestas y quejas (si, esas que tanto nos gusta pronunciar en voz bien alta en este país) que los que queríamos disfrutar del concierto tuvimos que soportar en su anterior visita. El escenario no se vistió de manera tan espectacular como lo estaba haciendo en la gira de Imaginaerum, pero es que esto es un festival… aún así no se cortaron un pelo a la hora de utilizar todo tipo de artificios, explosiones y fuego en cantidades industriales!

Una vez más, Tuomas parece encerrado en su propio mundo, viviendo como pocos sus composiciones, esta vez detrás de una pequeña réplica del monumento en homenaje a Sibelius. El resto de la banda se mantuvo muy activa, corriendo de un lado al otro del escenario con una sonrisa en la cara, sabiéndose los vencedores de la velada, no tenías más que mirar alrededor y ver la reacción del público con cada gesto de Anette o Marco para saber que aquello estaba funcionando a la perfección.

Y hablando de Anette, los que la acusaban de floja en sus interpretaciones en directo deberían acercarse a un concierto de Nightwish a día de hoy. Lo que esta mujer ha mejorado tanto vocal como escénicamente en este tiempo es impresionante, la seguridad con la que enfoca ahora los temas antiguos como Nemo o Come Cover Me, en el que incluso se permitió el lujo de quedarse cantando a capella, es abrumadora. Sinceramente creo que aquella noche cerró muchas bocas. Y para sorpresa, la presencia de Troy Donockley sobre el escenario para interpretar Eramaan Viimeinen e I Want My Tears Back, con las que pusieron la nota folk a su show. Para cerrar, su particular versión del Over the hills and Far Away y la espectacular Last Ride of the Day. Una hora de concierto que nos dejaba con ganas de más, de mucho más!!

KATATONIA

Tras el espectáculo ofrecido por Nightwish y sus mil y un efectos sobre las tablas, parecía que lo que restaba de festival se antojaba más flojo, pero eso tampoco nos quitó las ganas de mudarnos de escenario y dejar a Manson para disfrutar una vez más de la melancolía destilada que nos aportan los suecos Katatonia. Lo de esta gente ya es de película, y no lo digo sólo por su innegable destreza a la hora de componer grandes temas, no, es más bien porque parecen abonados al desastre, al menos, al desastre informático! Ya que esta no es la primera ocasión en la que presenciamos un show de los de Jonas en los que tienen problemas con los samples y el dichoso ordenador de la manzanita (que digo yo, que si siempre es el mismo, igual deberían ir pensando en cambiarlo…), así, tras un arranque de concierto brutal con un Forsaker que quitaba el hipo a base de headbanging, y de un excepcional Liberation, tuvimos que esperar durante 5 minutos a que consiguieran arrancar el ordenador para regalarnos esa delicada My Twin.


Gracias a este contratiempo, y como la puntualidad en el festival estaba siendo algo más que rigurosa, tuvieron que suprimir un tema de su setlist, y así fue como nos quedamos sin Evidence. Además, durante ese espacio de tiempo pudimos comprobar como el señor Renkse no goza del don de la palabra, pero si de una timidez casi enfermiza, pues hasta parecía sufrir lo indecible al tener que charlar con el público sin un discurso preparado, lo que hizo que aún nos gustase más el show de los suecos! Por lo demás, una selección de lujo de sus mejores temas entre los que pudimos encontrar Teargas, Soil’s Song, July o una extrañamente bonita Omerta. Aunque sin duda la palma se la lleva, para variar, Ghost of the Sun, que hizo que más de uno se dejara el cuello y las cuerdas vocales en el sitio. Para terminar, Leaders, tema en el que Per Eriksson aprovechó para bajar del escenario y tocar el tema justo delante de los presentes. Grandes donde los haya!

OPETH

Y con este show se cumplía nuestro retorcido sueño musical festivalero, por todo lo alto con unos Opeth que ahora sí, se encuentran totalmente dentro del espectro del rock progesivo. Hace ya unos meses que Heritage se encuentra entre nuestra discografía y por ese motivo Akerfeldt y compañía basaron gran parte de su tiempo en revisarlo. Decir que invirtieron casi el 50% de su set en este álbum puede sonar exagerado, pero por otro lado, fueron 3 de los 7 temas que deleitaron nuestros oídos. 7 temas que así, a bote pronto, llenaron una hora de actuación!


Empezaron con Devil’s Orchard y su "God is Deeeeeeeeeeeead" rápidamente se nos quedó incrustado en el subconsciente. Continuaron con la pinkfloydiana (ya me entendéis…) I Feel the Dark, tras la cual Akerfeldt anunció que tenía un par de temas de death metal para nosotros y un par de temas más de prog rock. Y vaya si los tenía! Heir Apparent nos devolvía a los Opeth más furiosos, pero aún había más y la máquina del tiempo nos trasladó al 1998 y gozamos de un grandioso Demon on the Fall!! Volvimos a tiempos más recientes con The Great Conjuration y entonces Mikael nos dio a elegir, entre un tema nuevo u otro corte con el que vender nuestras almas al diablo. Sobra decir que el tema encargado de cerrar la noche fue el de la segunda opción, y creo que nunca antes había disfrutado tanto de Deliverance como aquella noche! Y es que hay pocos grupos que puedan hacer lo que les venga en gana disco tras disco sin que perdamos por ello ni un ápice de interés.



Es obvio que siempre se pueden mejorar cosas, especialmente siendo esta la primera edición del festival, como la cantidad excesiva de bandas actuando en tan poco tiempo. Sólo cabe esperar que Costa de Fuego se convierta en una de esas citas ineludibles a las que acudir año tras año!
Costa de Fuego (Benicàssim, 20 & 21 julio 2012) Costa de Fuego (Benicàssim, 20 & 21 julio 2012) Reviewed by ABdMetal on 23:26 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.