Kamelot "Silverthorn"

Grandioso, enorme y épico, son las únicas palabras que cruzan mi cabeza una y otra vez mientras escucho Silverthorn, la nueva obra de los maestros Kamelot. Cualquier otra banda hubiera sucumbido a los problemas que azotaron a la formación una y otra vez a lo largo de los últimos años, pero los de Florida están hechos de otra pasta y en su resurgimiento han grabado el que posiblemente sea su mejor álbum desde Epica. No es que las obras intermedias entre estas dos sean meros paseos por el parque, nada más lejos, dentro de ellas encontramos grandes composiciones que ya quisieran para sí otros de mayor renombre, pero es que Silverthorn devuelve al grupo a su época dorada, auténticas delicias vestidas con un gusto y una elegancia que sólo Youngblood y co. saben imprimir a sus canciones.
Silverthorn es el segundo Lp desde el regreso de Tibbetts a las cuatro cuerdas y el primero en el que escuchamos la voz de Tommy Karevik, conocido hasta la fecha por ser el vocalista de los suecos Seventh Wonder y por acompañar a Kamelot en directo en las labores vocales (junto a Fabio Lione y Michael Eriksen) tras la marcha definitiva de Roy Khan en 2011. La pregunta que nos rondaba a tod@s por la cabeza era la misma ¿estará a la altura? La respuesta, tras incontables escuchas al Lp está más que clara: SI! Thomas Youngblood no se ha mojado buscando un revulsivo en una voz totalmente diferente a la que les ha llevado a coronarse con los laureles que lucen hoy, y el sustituto de Roy hace que ni pensemos en cómo sonaría Silverthorn con la voz del noruego.
Por otro lado, tenemos que señalar que este es el tercer álbum conceptual de Kamelot, dejando un nexo histórico entre las letras de los temas, que transcurre entre 1863 y 1888, y relata la vida de una familia llena de secretos y traiciones desde el fallecimiento de Jolee, la hija pequeña, ante sus dos hermanos gemelos.

En lo estrictamente musical, tras una pequeña obertura nos sorprende Sacrimony (Angel of Afterlife), un himno épico, pegadizo y sencillamente enorme, que hará las delicias de los fans en directo. Además, por primera (que no única) vez en el redondo encontramos las voces de Alissa White-Gluz (The Agonist) y Elize Ryd (Amaranthe, e invitada habitual de la banda desde 2010) acompañando a la de Karevik de manera espectacular. Además podemos escuchar los arreglos introducidos por Eklipse, un cuarteto de cuerda alemán que han participado hasta en tres de los temas de Silverthorn (Sacrimony, Falling like the farenheit y My Confession). Ashes to Ashes es un corte directo, devolviéndonos la versión más metalera y rabiosa del quinteto, para desembocar en Torn, pura épica Kamelot con un estribillo sublime y una parte central donde se hace latente su lado oscuro. Song for Jolee pone la nota melancólica, recayendo el peso de la misma en el piano y la melodía vocal. Veritas es uno de esos temas de factura orignal con acordeón incluído y nuevo protagonismo de Elize a la voz junto a Tommy. My Confession es otro tema a medio tiempo con una bella impronta y cuidados detalles, desde las cuerdas de Eklipse hasta el último coro. Silverthorn, tema que da título al Lp, es a mi humilde parecer el tema que mejor une a estos nuevos Kamelot con su pasado, con un coro central que aporta cierta nostalgia a la canción, Silverthorn es una tormenta musical. Falling like the Farenheit está especialmente marcado por la fuerza del combo bajo/batería y algún arreglo más propio del metal progresivo hacia el final del tema, con una orquestación sublime por parte de Oliver. Solitaire (no confundir con el instrumental de Ghost Opera!) hará las delicias de los que añoran a los Kamelot más netamente power, ya que es una de esas composiciones que perfectamente hubieran formado parte de aquel Karma del 2001. Prodigal Son es la parte más compleja del disco. Dividido en tres partes (Funerale, Burden of Shame y The Journey) es una canción in crescendo que engloba en sus casi 9 minutos de duración todo lo que hemos escuchado en los anteriores temas, desde la intimidad de sus primeros compases hasta su desenlace enfurecido. Cierra el disco Continuum, una pieza orquestada cuyo protagonismo recae principalmente en la voz soprano de Cinzia Hunecke Rizzo.
Ya para terminar os invitamos a que os hagáis con una de las copias de la edición limitada, ya que partiendo de una presentación de lujo, se incluye un segundo disco con los temas instrumentales mas dos bonus, Kismet, que hace de puente entre Sacrimony y Ashes to Ashes, y Grace, un corte moderno con la voz de Apollo Papathanasio (Firewind) y la guitarra de Niklas Engelin (Engle, In Flames). Además, acompañando a Silverthorn se incluye también un libreto de 44 páginas con la historia del álbum plasmada en papel de manos de la vocalista Amanda Somerville! Aún quedando casi dos meses para decir adiós al 2012, para mí, Silverthorn es el disco del año!

01 – Manus Dei
02 – Sacrimony (Angel of Afterlife)
03 – Ashes to Ashes
04 – Torn
05 – Song for Jolee
06 – Veritas
07 – My Confession
08 – Silverthorn
09 – Falling Like The Fahrenheit
10 – Solitaire
11 – Prodigal Son
12 – Continuum
13 - Grace (Bonustrack)
Kamelot "Silverthorn" Kamelot "Silverthorn" Reviewed by ABdMetal on 18:51 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.