Match Grip: Paul Bostaph , 1ª parte

Lo primero que me gustaría decir es que para mi, Paul Bostaph es probablemente el mejor batería Thrash de todos los tiempos. Como siempre intento en esta sección, no quiero ni pretendo perderme en tecnicismos ni explicar patrones ni técnicas que solo les interesan a los baterías, así que empecemos por el principio.


Paul Bostaph nace en San Francisco el 4 de Marzo de 1964 y desde muy joven mostró mucho interés por los deportes, lo cual le sirvió para convertirse en un gran atleta, atleta que de repente dió el salto a la batería.


Durante sus primeros años hizo audiciones con varias bandas hasta que comenzó a trabajar como roaddie para el batería de Forbidden Evil (que casualmente era su primo) y como no podía ser de otra forma, terminó haciéndose con su puesto.

En 1987 grabaron tres demos, antes de pasar a llamarse simplemente Forbidden. Ya con su nueva denominación comienza un periodo de 5 años (1988 – 1992), en el cual la banda registrará dos discos de estudio y un EP en directo.


El primero de ellos fue “Forbidden Evil” (1988), un disco realmente notable en el que se desmarcan del sonido de otras bandas contemporáneas. Con una formación de lujo, con Craig Locicero y Glen Alvelais a las guitarras, nos dejan temas como “Through Eyes of Glass”, “Chalice of Blood”, “Forbidden Evil” o “Follow Me”. En cuanto al trabajo de Bostaph, se muestra sólido como una roca, agresivo en los cortes, imaginativo en los redobles y empuja con furia la música durante todos los cortes. Quizás en este disco esté un poco “acelerado” pero creo que así tenía que ser o nunca hubiese sonado igual de intenso.



En 1989 editan un Ep de cuatro temas de su actuación en el Dynamo Open Air bajo el titulo “Raw Evil” en el que incluyen una versión del clásico de Judas Priest “Victim of Changes”.

Geln Alvelais es sustituido por Tim Calvert para dar forma al que para mi es su mejor disco “Twisted Into Form” (1990).

No destacaré ni un solo corte de este disco porque desde el primero al último son autenticas piezas maestras, si te gusta el Thrash por favor, no dejes de hacerte con este disco... Bostaph una vez más te destroza con su energía, desde el doble bombo trepidante de “Infinite”, su glorioso ride en “Out of the Body”, el groove de “Twisted Into Form”, su intro de timbales en “R.I.P”, el vertiginoso charles de “Tossed Away”, a la decadente “One Foot in Hell”, imprescindible.



Por desgracia como tantas y tantas otras bandas Forbidden no terminó de despegar y la banda se embarcó en un período de cambios y Bostaph decidió dejar la banda. Por casualidades de la vida fue entonces cuando recibió la llamada de unos tal Slayer, así lo recuerda él:
“Aunque no lo creas, al día siguiente de dejar Forbidden me llamó Slayer. Cuando abandoné Forbidden, pensé que todo había acabado. Los grupos de metal más grandes ya tenían batería y yo no me veía a mí mismo montando otra banda. En aquel momento no sabia lo que iba a hacer. Entonces me llamó el manager de Slayer y , por lo que entendí, ellos ni siquiera sabían que ya no tocaba en Forbidden; simplemente decidieron llamarme”.

12 días; ese fue el tiempo que Bostaph tardó en prepararse para la audición, a la que se presentó con muchísima antelación y tocó durante cuatro horas y media antes de que el resto llegaran, lo demás es historia ya que el puesto fue suyo.


El primer concierto de Bostaph con Slayer tuvo lugar el 22 de Agosto de 1992 nada más y nada menos que ante 55.000 personas en Donnington Park, en el que probablemente haya sido la mejor edición del Monsters of Rock.



Podéis escuchar a Bostaph en el EP de Testament “Return to the Apocalyptic City” (1993) en los temas registrados en directo, y como curiosidad para los mas “freaks” decir que en el primer tema “Over The wall”, podemos escuchar una pequeña intro tocada por Bostaph que aparecería posteriormente en el tema “Legion (In Hiding)” del disco “Low” (1994) tocada por John Tempesta.





No sé muy bien por donde empezar para hablar de “Divine Intervention” (Slayer – 1994)... podría decir que probablemente sea el mayor legado de Paul Bostaph como batería, ¿podría decir que es el mejor disco de la historia de Slayer? Seguro que muchos fans de la banda se ofenderían, así que no voy a comparar este disco con ningún otro ni tampoco cometeré el error de comparar a Bostaph con nadie... lo que si haré es hablar de lo que este disco es para mí.

“Divine Intervention” representa lo que probablemente sea la cima de la batería de metal extremo. No puedo imaginarme el contexto en el que se grabó este disco, pero sí creo que a veces en todos los ámbitos de la vida, el cine, el trabajo, los deportes y la música no es una excepción... las personas dan lo mejor de sí y crean algo que supera todas las expectativas (propias o ajenas), y eso es lo que sucede con la batería en este disco. Representa al campeón del mundo, al récord olímpico, al más fuerte, al más alto o al más inteligente, en resumen al mejor.

Hoy en día es muy fácil meterse en un estudio profesional de grabación y hacer que la batería sea perfecta e impoluta, es algo que me parece legítimo puesto que creo que los discos van a quedar para siempre y si la tecnología nos permite llegar a la perfección seria muy necio no aprovecharte de ello, pero discos como “Divine Intervention” fueron creados en la era “pre - pro tools”, cuando las baterías se grababan en analógico y para que algo quedara en el disco tenías que tocarlo y tenías que tocarlo bien.



Recuerdo comprar el disco el mismo día que llegó a la tienda (iba a cumplir 14 años), ahora tengo 32, por lo que llevo escuchándolo unos 18, y cuanto más pasa el tiempo y lo escucho más increíble me parece. Hay que tener mucho valor y estar echo de algo especial para crear y tocar los patrones que están en este disco, simplemente lo tiene todo, quien crea que éste es un disco de thrash a secas que escuche “Killing Fields”, desde la devastadora intro a las amalgamas de bombos que harían palidecer a los baterías más “progresivos”. “Sex. Murder. Art.” condensa en poco más de minuto y medio todo lo que puedes esperar de Slayer y mucho más, pura adrenalina... “Fictional Reality” tiene uno de los mejores rides que se han grabado jamas y Bostaph redobla por los timbales conjurando a los demonios para terminar con nuestro sufrimiento... pero aún hay que sufrir mucho más, “Dittohead” es salvaje, dices que te gusta el metal extremo??? intenta tocar esta canción! pero un consejo, hazlo con cuidado o perderás los brazos. Si a estas altura sigues vivo dejate abrazar por la oscuridad de “Divine Intervention”; el vértigo regresa con “Circle Of Beliefs”, la velocidad de las manos de Bostaph es inhumana y sus pies parecen volar golpeando los bombos a fusas con una claridad cristalina. A mitad del disco ya no me quedan adjetivos para describir todo de lo que este hombre es capaz tras la batería “SS-3” tiene unos cortes memorables y los 30 primeros segundos de “Serenity in Murder” son para echarse a temblar. En “213” tienen el detalle de dejarte respirar pero sólo como excusa para volver a destrozarte con la velocidad y ferocidad de “Mind Control”.







10 temas, 37 minutos de una increíble exhibición de potencia, control, velocidad e imaginación, todo lo que yo diga se quedará corto.... Slayer elevado al cubo, y todo ello sin Pro Tools, sin Triggers y sin metrónomo (Bostaph nunca utilizó metrónomo en los discos de Slayer).
Por si alguno se pregunta si Bostaph sería capaz de defender semejantes baterías en directo, en 1995 editan el VHS “Live Intrusion”, donde no sólo calca las baterías de “Divine Intervention” si no que replica a la perfección todos los clásicos de la banda, absolutamente impecable.





En 1996, Slayer nos sorprenden con un disco de versiones... Punk, “Undisputed Attitude” es su personal tributo a grandes como Minor Threat, D.R.I, o Verbal Abuse.

Temazos como “Disintegration”, “Verbal Abuse” o “I Don't Want To Hear It” te pondrán las pilas con su actitud 100% Punk/Hardcore.

A parte de las versiones, encontramos un par de temas compuestos por Jeff Hanneman para un viejo proyecto junto a Rocky George (Suicidal Tendences) que empastan perfectamente con el resto de cortes.

Como guinda, en el último tema del albúm, se encuentra la que para mi es una de las mejores composiciones de Kerry King y uno de los mejores temas de Slayer “Gemini”.



Pagaría por escuchar la pista de batería separada del resto de instrumentos, Bostaph nos muestra un decálogo irrepetible de como tocar por y para la canción, escucha con atención, y fijate como acompaña a la voz, al bajo y las guitarras y todo a la vez que crea una linea de batería que parece tener vida propia, escucha las ilusiones rítmicas que crea con los platos y como los patrones de timbales y bombo fluctúan a lo largo de casi 5 minutos de pura magia.



Y cuando Slayer se disponen a salir de gira para presentar “Undisputed Attitude”, nos encontramos con la noticia de que Bostaph abandona el barco... pero esa parte de la historia os la contare la próxima vez, un abrazo a tod@s!

Julio G. Valladares
Match Grip: Paul Bostaph , 1ª parte Match Grip: Paul Bostaph , 1ª parte Reviewed by ABdMetal on 18:08 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.