Spiritual Beggars+Zodiac- Sala Sonora, Erandio (27/04/13)

Si la versatilidad fuese la primera característica sobre la que debiéramos de valorar a los músicos de una banda, puede que el nombre de Spiritual Beggars terminara por entonarse con la gravedad que verdaderamente requiere. A pesar de haber llevado adosado el san Benito de proyecto paralelo desde sus mismos inicios, el conjunto de Michael Amott ha trascendido sus orígenes para ser identificado como referencia dentro de todo un estilo. Integrada por estrellas que han conseguido el triunfo internacional en los más dispares géneros musicales, el reconocimiento les ha tardado en alcanzar teniendo en cuenta la calidad que atesoran.  Conciertos como los de la Sonora de Erandio rematando el mes de Abril, siguen siendo la mejor prueba que tienen para continuar demostrándolo. Puede que hayan perdido parte de la autenticidad que desprendían sus primeras formaciones y es muy probable que cada vez sea más complicado englobarles dentro del Stoner, pero siguen siendo una banda muy a tener en cuenta si nos ponemos a hablar del Rock que ha marcado los inicios del siglo. Trabajos como Ad Astra o Another Way to Shine siguen recordándose como grandes piezas del estilo que reverenciaba como ninguno los psicodélicos años setenta. Sus últimos esfuerzos aun mostrándose mucho más pulidos que los mencionados, carecen de la chispa que tienen las cosas inmediatas. Los tripis musicales han dejado su lugar a los cortes de cadencia inmaculada. 


Refiriéndonos a esta aparente perdida de frescura, es la manera perfecta en la que se puede comenzar a juntar letras sobre la banda encargada de telonear a Spiritual Beggars en esta gira. Zodiac llevan por nombre y funcionan como la réplica perfecta de todo lo que hoy en día se les puede achacar a los suecos. Sobrándoles desfachatez y tufillo a bar de carretera, se muestran como la clase de banda que uno espera ver cuando se acerca hasta un concierto de Rock. Demasiado jóvenes como para preocuparse por las cosas trascendentales en la vida, no cabe duda de que carecen de las posibilidades técnicas de sus compañeros de gira, pero lo suplen con la frescura que a casi todos nos van quitando los años.
Se marcaron un breve e intenso concierto en el cual presentaron la mayor parte de su espectacular A Bit Of Devil y en el que a más de uno acabaron por dejarnos con la miel en los labios. Con temazos como Diamond Shoes o Horror Vision sonando en toda su imprecisa perfección, los alemanes tomaron las de Villadiego demasiado pronto. Dejaron para el recuerdo su colosal versión de ZZ Top-Blue Jean Blues- y su pequeño himno Coming Home, para que nos conformásemos por esta vez. Yo personalmente no puede resistirme a evocar los primeros conciertos que pude ver a gente como The Answer, cuando aún no eran nadie y desprendían la misma magia que hoy en día despliegan Zodiac ante los cuatro afortunados que tienen la suerte de toparse con ellos. 

En cualquier caso, si la nostalgia debiese de ser empleada para referirnos al concierto que aquí se relata, también he de reconocer que lo que tardaron en subirse sobre el escenario Spiritual Beggars,  fue todo lo que necesite para rememorar la primera vez que tuve delante a esta fenomenal banda. Quince años hace ya de aquello y no cabe duda de que muchas cosas han cambiado desde entonces. Carcass acababan de expirar su último aliento por aquellos días, Arch Enemy estaban dando sus primeros pasos y la banda que aquí nos ocupa, era vista como una extravagancia sin demasiados visos de perpetuarse en el tiempo.  En pleno 2013 y con una sólida carrera a sus espaldas, sobra decir que los de Michael Amott han tirado por tierra todas aquellas predicciones agoreras.
Viven un momento dulce en lo que concierne a su estabilidad y eso se trasmite de maravilla cuando les llega el momento de actuar. Apollo y Sharlee se han convertido en dos pilares fundamentales dada la profesionalidad que atesoran, y si a estos le juntamos los sobresalientes mimbres con los que la formación venia de fábrica, nos es difícil imaginarnos uno de sus shows llegando a decepcionar. El comedido espectáculo que llevaron a cabo en la Sonora de Erandio, no quedara como la excepción que confirme la regla anteriormente expuesta. 


Comenzando con Beneath the Skin y Left Brain Ambassadors dejaron claro desde el principio que dos discos habían sido elegidos para restar protagonismo a los nuevos cortes del Earth Blues. Del On Fire por una parte, rescataron la inconmensurable Young Man, Old Soul y Fools Good mientras que del Ad Astra, colocaron entre los presentes Wonderful World, Sedated y la psicodelia infinita de Mantra. Se olvidaron de Angel of Betrayal para terminar de marcarse el repóker pero como se suele decir, no se puede pedir todo.
Cinco cortes del trabajo que venían presentando centraron casi toda la parte central del set con mención especial para Dreamer- en la que Apollo se mostró como un aventajado alumno del mejor Coverdale- y Wide As a Serpent en la que la gente se involucró más de la cuenta. El resto del repertorio, fue rellenado con unos cuantos cortes de Return To Zero y Demons sin que la diferencia de intensidad decayese en ningún momento.

Añadiendo que la interpretación de todas y cada una de las piezas fue tan pulcra como cabe de esperar por parte de artistas de semejante rango, es como se podría resumir brevemente lo que acabó por ser  el grueso de la actuación. Entrando en detalles por otro lado, hay que volverse a quitar el sombrero ante la capacidad de llenar escenario que posee Sharlee D’Angelo y subrayar los destellos de clase que dejó Per Wiberg detrás de sus teclas setenteras. Ambos son dos estrellas que adquieren el protagonismo que merecen cada vez que tienen que subirse sobre un escenario.
En lo concerniente al jefe del cotarro, está casi todo escrito ya pero uno no puede hablar sobre Spiritual Beggars y tener la poca vergüenza de no dedicarle un par de líneas. En esta ocasión se mostró un pelín huraño con los fotógrafos que allí nos encontrábamos, pidiendo que apagáramos nuestras cámaras lo más rápido posible, pero supo dirigir todo lo acontecido como el gran maestro de ceremonias que es. Ofreció la mayoría de focos a sus compañeros para que fuesen ellos los que brillasen y supo cuando tenía que tomar el protagonismo sin resultar cansino. 


De sus afilados dedos salieron los momentos más celebrados del concierto, esos que se dejaron para el final y nos devolvieron a la banda que un día vimos hace muchos años. Blind Mountain y Euphoria fueron las que albergaron es sus compases, los riffs que hicieron estallar la sala y terminaron por hacer de todo aquello una fiesta en todos los sentidos. Una lástima que Apollo se empeñase en emborronar estos instantes haciendo tararear a los presentes, como si tuviésemos quince años de nuevo.

Olvidándonos de este último desliz, es como fuimos enfilando la salida tras un concierto que no nos había deparado demasiadas sorpresas. Una banda de tal solidez no acostumbra a otorgarlas. Nos quedaba el buen sabor de boca que dejan las actuaciones de primer nivel, pero con el convencimiento de que no acabábamos de contemplar nada que no fuesen a hacer al día siguiente. Fue una fecha más para un señor conjunto, al que cualquiera con dos dedos de frente volvería a ver de todos modos.  

Unai Endemaño
Stun.es
Spiritual Beggars+Zodiac- Sala Sonora, Erandio (27/04/13) Spiritual Beggars+Zodiac- Sala Sonora, Erandio (27/04/13) Reviewed by ABdMetal on 11:35 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.