VAGOS OPEN AIR 2014, día 2

Álbum de Fotos Completo AQUÍ!
Día 1
Día 3

REQUIEM LAUS
Antes del concierto de los de Madeira, asistíamos en el propio recinto del festival a la presentación del libro “A Guardiã” del escritor portugués António Parada, un libro que acerca la literatura fantástica al mundo del rock. Tras esto, la descarga de los veteranos Requiem Laus, quienes en sus más de 20 años de existencia han ido redecorando la forma de entender el death metal con infinitos matices doom, aportando consistencia tempranera a la segunda entrega de Vagos. Pese a esa enorme trayectoria, para muchos de los curiosos que se acercaron hasta el escenario, era la primera vez que veían a la banda en directo, ya que apenas han realizado conciertos esporádicos desde su reunión de 2005. La idea de disfrutar de sus gruesos tonos a una temperatura que derretía los termómetros hizo que más de un@ se lo pensara dos veces!

ANGELUS APATRIDA

No era la primera vez que una banda española pisaba el escenario de Vagos Open Air, y os aseguramos que la expectación por ver a nuestros Angelus era realmente alta! Han ascendido de peldaño año tras año, creciendo como banda, y aunque tampoco podemos decir que aporten nada nuevo a un género como el thrash metal, lo que hacen lo hacen de una manera altamente efectiva. No les llevó demasiado poner aquello patas arriba, y es que la fusión de riffs veloces, bases machaconas y melodías rabiosas sumado a un público de sangre caliente hace que ni el sol de justicia que sufríamos en ese momento aplacara los circle pits que se sucedían como si aquello no costara.
Y si hace un momento hablábamos de patas, la mala pata fue la de David, que se presentó con la pierna escayolada, haciendo el bolo sentado, aunque eso sí, dándolo todo como si tal cosa. Hasta 7 cortes repartidos por su discografía dejaron caer, dejando al público con ganas de más, de mucho más!

THE HAUNTED

Uno de los mejores shows del festival, sin dudarlo ni un ápice! Implacables en lo musical, no cedieron ni un segundo, con un set list del que sólo una banda como ellos puede presumir. Los riffs de “Hate Song” o “Undead” suenan arrolladores en directo, todo ello empujado por la mala gaita que se gastan los suecos sobre las tablas, pero… todos? Cabe decir que a la mala cara que plantan The Haunted mientras actúan, les hace el contrapunto Marco Aro, el retornado vocalista que desprendía felicidad en cada movimiento.
Quién lo diría, viéndole vocear de esa forma! Tanta emoción hizo que hasta perdiera un pelín el control, arreándose un buen golpe con el micro en la frente, lo que acabó por hacerle una herida que ni se molestó en mirarse hasta que acabó el concierto. Estaba claro que unos puestos más arriba en el cartel no hubieran estado de más para esta enorme formación de death/thrash europeo de la vieja escuela, pero claro, la sombra de At The Gates es alargada, y las comparaciones en la multitud inevitables. De cualquier forma, tienen nuevo disco en el mercado y sólo cabe esperar que esto reactive a una banda que merece mayor atención.

BEHEMOTH

Y el que posiblemente fue el mejor concierto no sólo del día, sino del festival al completo. Cual Alejandro Magno y su célebre “veni,vidi, vici”, los de Nergal arrasaron con todo a su paso.

El show de Behemoth no se queda en lo meramente musical, la sola presencia de estos polacos sobre el escenario es motivo de fiesta. Ataviados a tal honor, y sin demasiadas parafernalias –dejaron el fuego y demás a un lado – rápidamente se metieron a Vagos en la saca con un tempranero “Blow your trumpets Gabriel” y un fiero “Ora pro nobis Lucifer” de su último Lp, “The Satanist”. A la habitual declaración de principios de Nergal al grito de “It’s good to be alive!” le siguen “Conquer All” y “As Above so Below” y aquello ya era el Infierno en la Tierra. La energía desatada en cada corte era recibida por los asistentes con un frenesí que pocas veces se ve en un directo. Apocalíptico el final del show, con unos Behemoth enfundados en túnicas y máscaras demoníacas, el escenario repleto de humo y apenas unas luces blancas y el tremendo “O Father, O Satan, O Sun!” a modo de oración.

ANNIHILATOR


La posición de Annihilator tras la devastación de Behemoth parecía caída del cielo. Con la actitud más punk que se pueda imaginar salieron a escena los canadienses, dejando caer algún tema de más reciente factura en medias del gran repaso que dieron a “Alice in Hell” y especialmente, a “Set the World on Fire”. Visualmente no tenían demasiado que ofrecer, Padden debía permanecer casi durante todo el show pegado al pie de micro y Rangel no es que fuese la alegría de la huerta, pero para hacer el ganso ya estaba el señor Waters, que parecía llevar una guindilla en su ropa interior! Igual que con Kreator, con Annihilator no hubo demasiadas sorpresas, cumplieron con todo lo que se esperaba de ellos, incluyendo el cachondo “Chicken and Corn” que les sirvió de respiro a la vez que animó –más si fuera posible – al público a seguir con sus descabellados bailoteos. Chapeau!

OPETH

Igual que Epica, Opeth aterrizaban por segunda vez en el festival luso. La vez anterior, aún no conocíamos “Heritage”, el show se salió del plano, y Opeth se convirtieron irremediablemente en la banda favorita de cuantas personas había allí congregadas. Pero algo resultó distinto esta vez. Es cierto que Akerfeldt estaba enfermo, y su voz estaba atacada, quizá eso llevó a Opeth a aligerar setlist.
No nos equivoquemos, no creo que nadie en su sano juicio pueda tildar un concierto de los suecos como “malo”, porque eso induciría a pensar que sufrimos de algún problema auditivo. Akerfeldt estuvo comunicativo como siempre, pero que no tenía su mejor día era un hecho. Gastó todas las bromas posibles –incluyendo a Kreator y a Gojira en sus monólogos-, e instrumentalmente la banda dio el 200%, pero si tras “Heir Apparent”, “White Cluster” y la enorme “Demon on the fall”, cuando todo parecía predestinado a vivir una de esas noches enormes de Opeth, caen “Hope Leaves” –hasta aquí ningún problema- y seguidamente “Atonement”, lo que ocurre es que el público se enfría y los bostezos se hacen visibles. “Deliverance” nos sacaba del tedio, y la recta final del concierto con la gloriosa “Blackwater Park” resultaba de nuevo todo un regalo para los oídos, pero ese fragmento intermedio empañó el resto de la actuación. Prog metal de alto calibre para cerrar el segundo día del festival!
VAGOS OPEN AIR 2014, día 2 VAGOS OPEN AIR 2014, día 2 Reviewed by ABdMetal on 13:28 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.